Razones para darse de baja de las redes sociales

¿Reconoces alguno de estos terrores tóxicos: El oportunista, el controlador, el difamador, el entrometido, el sabelotodo, el narcisista yo-yo-yo, el instigador, el calculador frío, el mentiroso?

Son personas que habitualmente tienen mucha negatividad, resentimiento, envidia, celos, crítica, frustración, baja autoestima, necesidad de ser reconocidos, aprobados y ser importantes. Aunque también hay otras que muestran pasividad y se hacen pasar por mosquitas muertas, son los llorones, necesitan de tu ayuda constantemente, los de la vela perpetua, los solitarios, critican incansablemente a los demás y despiden con su actitud, lástima. Estas segundas son también tóxicas pero de otra manera. Digamos que las primeras son activos en el sentido de que tú eres el foco de sus comportamientos, y en el segundo caso eres como un “fumador pasivo” que te vas contaminando del halo de su permanente comportamiento tóxico, aunque no vaya dirigido hacia ti.

La persona tóxica siempre está criticando, juzga cualquier acción o inacción, miente o inventa. Es capaz de confundir a su víctima alabándola un día y al día siguiente actuar con crueldad y jugar con sus sentimientos sin ninguna piedad hasta hacer que se sienta insegura. Lo único que tiene en mente es tomar el control y tener el poder, y para ello hará o dirá lo que sea. Es capaz de hacerse pasar por esa persona, robar información, realizar denuncias falsas, convencer a otros de cosas que no ciertas, acosar, asustar, etc.

La relación con una persona tóxica resulta ser peligrosa porque simula ser amistosa pero su actitud es una máscara,, parece que quiera interesarse por alguien pero en realidad lo que está tramando es aprovecharse de ella. Es más, como estas personas no pueden ser felices intentan poner barreras para que las demás tampoco lo puedan ser. También existen personas tóxicas veces que demuestran su odio o rabia de forma abierta y usaran las mismas técnicas para hacer daño.

Aunque ellas crean lo contrario, es muy fácil reconocer a las personas tóxicas. Cualquiera que por ejemplo nos haga sentir mal con su actitud hacia nosotros, que no nos deje crecer, que no se muestre contento con nuestros éxitos, que intente herirnos con sus palabras, que sea entrometido, que nos mienta o que siempre actúe mediante su ego… Cualquiera de ellas puede considerarse una persona tóxica para nuestra vida, aunque para otras pueda resultar inofensiva.

Las personas tóxicas también actúan de esa manera por celos o por envidia, ven a las personas felices como ganadoras y se consideran a sí mismas como perdedoras; lo que las impulsa a golpear física o verbalmente a sus víctimas, acosarlas por teléfono, enviarles cartas, emails o usar las Redes Sociales para hacer lo posible en contra de sus víctimas.

La mejor manera de vencer a una persona tóxica es no seguirles su juego. Es decir, no contradecirle ni reaccionar ante sus críticas. Como estas personas viven del conflicto, lo mejor es mantener el sentido del humor, porque si te rebajas a su nivel te ganará por experiencia (maldad, odio, rencor, son expertos). Cualquier cosa divertida que digas pondrá en evidencia al agresor verbal, ya que no estará consiguiendo su objetivo de hacer sentir mal a los demás. Y es que intentar razonar con ellas es como apagar un fuego echándole gasolina.

Nunca hay que responder con violencia física, es más, no hay que ver a estas personas como una amenaza, sino como a alguien que está mentalmente enfermo, de esta manera tendrás la tranquilidad necesaria para ignorar sus ‘ataques’. Simplemente hay que desprenderse de cualquier emoción con respecto a la persona tóxica: Sacarla de nuestra vida, no preocuparse por ella ni por lo que diga, no desearle ni bien ni mal, visualizar la desconexión con ella y dejarla atrás. (No dejar que entre en tu mente).

Algunas personalidades de personas tóxicas.( Aunque por desgracia esto siempre se puede ampliar. )

1. El manipulador: Estos individuos son expertos en las tácticas de la manipulación y el manejo (a veces non santo) de las personas. Con ellos, uno puede incluso no darse cuenta de que ha sido manipulado hasta que es demasiado tarde. Estas personas ven a otras como dispositivos para obtener lo que quieren.
¿Por qué son tóxicas?: Porque buscan alimentarse de tu sistema de creencias y tu autoestima. Siempre encuentran maneras de hacer que uno haga cosas que no queremos hacer y antes de que te des cuenta, pierdes tu sentido de identidad, tus prioridades personales y tu capacidad de ver la realidad de la situación. El mundo de repente se centra alrededor de sus necesidades y sus prioridades.

2. El narcisista: Tienen una extrema sensación de auto-importancia y creen que el mundo gira en torno a ellos. No son astutos como el manipulador, pero en cambio, tienden a ser poco abiertas acerca de cómo satisfacer sus necesidades. Todos adolescemos un poco de esta toxicidad.
¿Por qué son tóxicas?: Porque están exclusivamente centradas en sus necesidades, dejando las de otros de lado. Ellos obtienen energía haciendo que uno se centre en ellas.

3. El deprimido: No pueden apreciar lo positivo de la vida. Si uno se presenta optimista ellos harán todo lo posible hundir nuestras expectativas confundiéndonos con amenazas emergentes que nos acosas por todos los costados.
¿Por qué son tóxicas?: Tienden a drenar la alegría de todo lo que los rodea. Cualquier visión optimista que se tenga es aplastada con esa negatividad que consume energía mental de todos a su alrededor.

4. El juzgador: Cuando ves las cosas de una manera ellos, invariablemente la verán de manera contraria.
¿Por qué son tóxicas?: Son como los deprimidos. Pasar demasiado tiempo en contacto con este tipo de personas puede inadvertidamente convertirte en uno de ellos.

5. El matador de sueños: Cada vez que tienes una idea, estas personas te dicen por qué no se puede llevar a cabo. Cuando lo puedes lograr, ellos tratan de tirarte abajo y sumirte en la duda.
¿Por qué son tóxicas?: Estas personas quedaron atrapadas en lo que es en lugar de lo que podría ser y por eso tienden a erosionar la confianza en ti mismo ya que bloquean las posibilidades emergentes. El progreso y el cambio sólo pueden producirse a partir de hacer cosas nuevas e innovadoras, de soñar lo imposible y de arriesgarse a lo nuevo.

6. El mentiroso: Son aquellas con las que sentimos que nunca son sinceras. Son excesivamente simpáticos y suelen tener una permanente sonrisa de oreja a oreja pero estar sobrecargados de falsedad.
¿Por qué son tóxicas?: Las personas que no son sinceras o auténticas suelen construir relaciones superficiales e interesadas. Cuando uno necesita de ellas, no estarán allí. Cuando realmente necesites una crítica constructiva, no esperes nada de ellos. Cuando necesites ayuda, no cuentes con ellos.

7. El irrespetuoso: Estas personas dicen o hacen cosas en el momento más inadecuado y en la mayoría de las veces, en forma inapropiada. En esencia, son más sutiles, pero son matones en potencia.
¿Por qué son tóxicas?: No tienen ningún sentido de los límites y tienden a no respetar tus sentimientos y tu privacidad. Suelen hacer que uno se sienta frustrado y bapuleado.

8. El insatisfecho: A ellas, nunca se les puede dar lo suficiete como para que esten bien y sean felices. Suelen tener expectativas poco realistas, siempre ven que todo a su alrededor los boicotea y nunca asumen la responsabilidad de sus propios actos.
¿Por qué son tóxicas?: Uno tiende a pasar mucho tiempo tratando de complacerlos. Suelen exigir de los demas tiempo y energía obligándote a sacrificar sus propias necesidades.
Todas estas personalidades tienen varias características en común. cuánto más persisten en sus comportamientos, más lo perpetúan. Lamentablemente, la mayoría de estas personas no son conscientes de que lo que hacen está mal y, por lo tanto, hablar con ellos sobre ello, puede ser inútil; la mayoría de ellos empeoran con la edad, por lo que su impacto de sus actos es más fuerte sobre uno, con el pasar del tiempo.
No hay que dejar a un lado a otro típo de personajes tóxicos:
.-. El ofendido: Es el que con una palabra o conducta tuya se ofende y con eso te manipula. “Según cómo te comportes, estaré contigo o no”. Con esa actitud lo que busca es mantener a los demás pendientes de sus acciones.
.-. El que triangula: Es el que “lleva”y “trae”, te sumerge en una discusión que no te corresponde para que tomes partido y salgas en defensa de algunas de las partes.
.-. El reaccionario: Le gusta discutir, criticar y buscar que te sumes a él para hacerte perder tiempo.
.-. El psicópata: Es que te felicita y descalifica al mismo tiempo.
.-. El que tira y corre: Es que pasa, tira un misil y sigue de largo porque lo único que está buscando es tu reacción. Son los que tiran la piedra, esconde la mano pero saca el pecho de paloma y está atento a tu reacción.
¿Cómo detectarlos? ¿Cómo combatirlos? ¿Cómo saber si uno mismo es tóxico, tiene una relación tóxica o algún comportamiento tóxico?
Vete pensando primero ¿quién es el portador de las toxinas que atacan tu alma?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: